Vera

Vera es otro de los importantes municipios turísticos de sol y playa de la provincia de Almería, sobre todo para los que practican el naturismo. No en vano, cuenta con alojamientos hoteleros y playas que ofrecen servicios exclusivos para los nudistas. Pero también cuenta con una interesante oferta cultural gracias a su patrimonio histórico y artístico.

En su casco antiguo de calles estrechas y empinadas, con casas blancas adornadas con flores de alegres colores, se encuentran los monumentos y edificios más destacados de Vera. Entre ellos están la Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación, que se construyó en el siglo XVI como una fortaleza dentro del recinto amurallado de la villa; y el Ayuntamiento, edificio del XIX que alberga también el Archivo Histórico, considerado uno de los mejores de Andalucía, y el Museo Etnográfico y Arqueológico, en el que se puede ver una interesante maqueta de lo que pudo ser el asentamiento musulmán en el Cerro del Espíritu Santo.

Otros lugares destacados dentro de su casco urbano son la Plaza de Toros, levantada en el siglo XIX, y la Fuente de los Cuatro Caños, fechada en el XVII.

Para el turismo de sol y playa, Vera ofrece a sus visitantes un bonito Paseo Marítimo y tres playas de fina arena y aguas cristalinas: la del Playazo, la más visitada por los nudistas; la de las Marinas y la de Puerto Rey. Además, el municipio cuenta un Parque Acuático.

Los devotos de la artesanía popular podrán adquirir en Vera trabajos de alfarería, esparto, vidrio, mármol, forja, bordados y encajes de bolillos.

El viajero que quiera degustar los manjares tradicionales de su gastronomía, deberá probar platos como el ajo colorao, el guiso de pelotas a la veratense, la olla de trigo, los gurullos con conejo y las tortas de avío.

Por último, los que quieran vivir las fiestas populares de Vera deberán ir a este pueblo almeriense en Semana Santa, para los Carnavales, para el Día de la Vieja, para la romería de la Virgen de las Huertas, el primer domingo de septiembre, y para las Feria y Fiestas Patronales, a finales de septiembre.


Imágenes