Cuevas del Almanzora

Este municipio almeriense, que debe su nombre a las numerosas cuevas que se encuentran en su término y al río que riega sus tierras, ofrece al viajero un amplio y diverso abanico de posibilidades para el ocio y la diversión. Su historia, su patrimonio cultural y artístico y su entorno natural en el que no faltan las playas y los enclaves apropiados para la práctica de diferentes deportes, convierten a Cuevas del Almanzora en un destino adecuado para todo tipo de turistas.

Los amantes del turismo rural disfrutarán en el complejo de casas-cueva de la zona llamada Calguerín, a un kilómetro del casco urbano principal de Cuevas del Almanzora. Entre las más de 200 cuevas excavadas en la roca que aquí se encuentran, las hay totalmente restauradas y preparadas como alojamientos rurales, y una de ellas está equipada como museo.

Los aficionados al deporte podrán practicar en Cuevas del Almanzora submarinismo, especialmente en playas como la de Cala Cristal o la del Embarcadero Viejo; el golf en el primer campo tipo desértico de Europa; el motociclismo en su Campeonato Europeo de Supercross que se celebra a primeros de agosto; remo y piragüismo en el lago artificial donde se llevaron a cabo competiciones de estas disciplinas con motivo de los Juegos Mediterráneos Almería 2005; o senderismo en su entorno del interior o de su litoral costero.

Los devotos del turismo de sol y playa encontrarán en Cuevas del Almanzora playas abiertas como la de Palomares, la de Villaricos, la de Calón o la de Pozo del Esparto, y calas entre acantilados como las de Panizo, la de los Invencibles o la de los Dolores.


Imágenes